Hace casi dos meses…

Hace casi dos meses que empezó el curso y yo sigo en casa, de baja. Por problemas de salud no he podido trabajar en los últimos meses pero eso no hace que yo no haga cosas en casa, como por ejemplo buscar ideas y probar cosas nuevas para mi clase de plástica. Cuando vuelva tendré mucho material preparado.

Ya falta menos y cada día tengo más ganas de volver al cole.

Esta mañana he encontrado este proyecto tan bonito que me apetecería hacer con mis alumnos de quinto de Primaria. Por eso, adaptándome al material de que disponemos en mi trabajo y a las características del aula y los alumnos con los que trabajo he creado esta propuesta.

p61030-131805.jpg

Lo primero que necesitaremos es una cartulina blanca DIN A4 o papel de acuarelas. En mi caso he utilizado papel acuarelable porque en mi casa no tenía una cartulina blanca. Sobre esta cartulina blanca dibujaremos unas cuantas ondas con una cera blanca. Es muy importante que utilicemos una cera y no un lápiz de color blanco, ya que lo que necesitamos es que contenga cera para que luego quede resaltado cuando pintemos por encima con acuarelas. Me gusta sacarle un uso a la cera blanca porque los alumnos frecuentemente me preguntan para qué hay una cera o un color blanco si la hoja que utilizamos es blanca. Bueno, por fin podrán ver el gran partido que puede suponer utilizar un color blanco en uno de nuestros proyectos.

Después de dibujar las ondas al gusto de cada uno, pintaremos nuestra hoja con acuarelas. Utilizaremos los tonos que más nos gusten para crear las olas del mar. Aquí podéis ver las que utilizo en casa. Son las Koi Water Colors de la marca Sakura. En mi caso es el tamaño portátil para viaje. Van bastante bien y no fueron excesivamente caras. Las compré en Amazon.com.

Una vez hayamos pintado nuestro papel, esperaremos a que se seque. Mientras tanto iremos creando los veleros con cartulina de colores. Podemos hacer diversas decoraciones, según lo que más nos guste.

Hay que ser muy pulcro a la hora de recortar y enganchar con pegamento y eso a veces les cuesta a algunos alumnos. A mí me gusta remarcarles bien que no corran y que trabajen a un ritmo adecuado para que les quede limpio el trabajo.

Una vez esté seca la cartulina pintada de azul, procederemos a cortar el papel con nuestras manos, simulando unas olas de agua. Queda muy bonito si lo arrancamos de tal manera que aparezca el blanco del fondo de la hoja, ya que le dará un toque más natural.

Mirad, me refiero a esto:

Ahora lo que necesitamos será una cartulina azul para el fondo de nuestra composición. Sobre esta cartulina empezaremos a colocar y a enganchar nuestras olas del mar. Es importante que expliquemos a los niños que antes de enganchar con pegamento, prueben a crear una composición con los materiales que tienen para así poder cambiarla en  caso que no les guste.

También deberán probar de colocar los veleros antes de engancharlos, para así ver cómo les gustaría que quedase su composición final. Para darle movimiento a la imagen, es interesante colocar los barquitos en distintos ángulos.

La mía ha quedado así:

Por último, si vemos que nuestra composición queda muy vacía por la parte de arriba, le podemos añadir unos pajaritos, nubes o un sol. Esto le dará un toque más.

p61030-144758.jpg

Espero os haya gustado y os sirva de inspiración la entrada de hoy. Igual que con los barquitos se podría trabajar con coches, animales, flores, casas, etc. Es simplemente tener en cuenta que con esta mezcla de técnicas y materiales se puede crear una composición bonita que divertirá a los niños y les estaremos enseñando más de una técnica plástica.

Hasta pronto y feliz domingo,

C.

¡Profe, vence tus miedos y disfruta!

Ahora que ha acabado el curso escolar puedo decir que este año no me he sentido como la profe novata que un día empezó este blog.

He tenido mil dudas y preguntas que con ayuda de mis compañeros he ido superando. Ha habido cambios en mi vida privada que me han afectado a lo largo del curso, como supongo a todo el mundo. Pero una cosa puedo decir, la experiencia laboral ayuda muchísimo a la hora de trabajar y desarrollarse como profesional. Este año me he sentido más segura de mí misma. No siempre he estado de acuerdo con propuestas que iban surgiendo y he ido defendiendo mi postura, siempre respetando la opinión del otro. Creo que he madurado como persona y profesional. Es un buen sentimiento cuando te das cuenta y tienes conciencia de este tipo de evoluciones en ti misma.

Os pongo un ejemplo básico, las acuarelas en primero de primaria. En 2014 empecé a trabajar como profe de plástica sin ningún tipo de experiencia aparte de las prácticas en la universidad. Al principio da miedo utilizar según qué materiales por el miedo a como se comporten los alumnos, los resultados que puedas obtener, etc. Aquel año no utilicé las acuarelas más que con quinto y sexto de Primaria, pensaba que en esos cursos los alumnos se comportarían mejor a la hora de utilizar estos materiales para mí en ese momento “arriesgados”. Y ahora puedo decir que realmente el problema no es siempre el grupo de niños ni la edad que estos tengan, sino más bien el espacio de que dispongamos y los materiales que tengamos.

Este año escolar, mi segundo en el colegio, sí me he atrevido a utilizar acuarelas y, además, lo he disfrutado muchísimo. Mirad qué resultados tan bonitos en la foto.

Captura de pantalla 2016-07-13 a las 17.08.21.png

Sinceramente vale la pena replantearse los propios miedos y buscar alternativas o modos de combatirlos.

¡Se pueden obtener resultados preciosos!

Hasta pronto,

C.

Mi propia agenda de profe

Hace unos meses me operaron y tuve que estar de baja mucho tiempo en casa. Al final ya no tienes ganas de leer, ver series o escuchar música. ¿Y entonces qué pasa? Que te vuelves creativa…

Un día me puse a pensar en el nuevo curso escolar y en que me tendría que comprar una nueva agenda. Las agendas para profes suelen costar unos 20-30 euros y tampoco me encanta ni su diseño ni su utilidad. Miré muchas páginas web que te customizan una agenda a tu gusto pero la broma me salía por unos 70 euros… Así que decidí crearme mi propia agenda!

Me puse a coger ideas de agendas customizadas por internet, escogí una fuente de letra que me gustase y diseñé mi propia agenda con el programa word de mi ordenador.

Aquí podéis ver la tapa de mi agenda. Escogí un fondo de acuarela rosa y puse una imagen bonita encima. Después puse el año escolar y mi nombre.

Captura de pantalla 2016-07-13 a las 17.08.07.png

Aquí podéis ver algunas de las páginas que diseñé para el interior de la agenda. Hay un apartado para el horario del profesor, una página para fechas importantes que haya que destacar y, finalmente, está la página para programar. En mi caso he puesto una página por semana.

La verdad es que he disfrutado mucho creando mi propia agenda. No pesa mucho y su tamaño es DIN A4. Fui a la copistería a imprimirla y me salió por 10 euros. Creo que es un buen precio y vale la pena.

Si estoy contenta con esta durante el curso escolar que viene creo que para el siguiente me volveré a hacer una agenda a mi medida.

Hasta pronto,

C.

Ayer nos fuimos de excursión

Processed with VSCO with hb2 preset

Ayer fuimos con los niños de quinto y sexto de excursión. Como ya sabéis, no soy tutora pero sí hago refuerzo en el aula, lo que también significa acompañar a clases en sus excursiones.

La verdad es que me gusta mucho ir de excursión. Ya estoy en mi segundo año y domino más a la hora de cruzar calles etc y estoy mucho más tranquila. El año pasado, en cambio, como era mi primer año como profe, sudaba y me ponía super nerviosa ya desde el día antes de la excursión. Recuerdo que tenía miedo de no estar lo suficientemente atenta a la hora de cruzar una calle, a la hora de pasar al lado de entradas y salidas de coches de garages, etc. Este año es todo más fácil en cuanto a este tema y supongo que poco a poco será aún mejor.

 

Processed with VSCO with hb2 preset

Bueno, volviendo a la excursión de ayer… Fuimos al Gran Teatro del Liceo de Barcelona y fue excelente! Tuvimos una visita guiada con una monitora que nos llevó a ver varias partes del Liceo y que nos contó anécdotas sobre sus usos, su historia, cantantes y artistas que han pasado por allí, etc.

Processed with VSCO with g3 preset

Realmente recomiendo la visita. Dura una hora aproximadamente y la verdad es que resulta muy interesante para los niños. Tal vez me hubiera faltado algún tipo actuación o actividad adicional, pero tampoco sé de qué tipo de actividad se podría tratar, aparte de la visita que valió mucho la pena.

Processed with VSCO with a6 preset

 

Profes ¿tenemos demasiadas vacaciones?

No paro de oír que los profesores tenemos demasiadas vacaciones y no entiendo porqué la sociedad (o parte de ella) se empeña en decir este tipo de cosas. Los profesores somos personas preparadas para el oficio, sí, pero con sentimientos y emociones y no siempre es fácil estar día tras día durante horas con más de 25 niños con necesidades e inquietudes diversas. Si un maestro quiere darlo todo, tiene que descansar. No me refiero a descansar físicamente sino también psíquicamente. Sobre todo a final del trimestre tanto los niños como los profesores estamos más nerviosos y necesitamos descansar.

Algunos de mis alumnos a veces me cuentan que al salir del colegio, los días que tienen libre por la tarde, que son pocos, pueden socializar máximo una hora en el parque con otros niños y que esto les preocupa porque apenas tienen tiempo para divertirse. En general tienen las tardes completas con extraescolares y deberes. El juego es una parte tan importante en el desarrollo de los niños que no entiendo porqué la sociedad en la que vivimos hoy en día organiza los días de los niños de esta manera. No se convierten en adultos prematuros de esta manera? Yo me doy cuenta que tengo mucho menos tiempo ahora que soy adulta, pero eso es debido a mis responsabilidades, es evidente. Opino que los niños deberían tener más tiempo libre para disfrutar de la vida.

A mí me gusta mucho mi trabajo pero veo que con las jornadas que tenemos hoy en día en las que, en mi caso, salgo a las siete de la mañana de mi casa y no llego hasta las siete de la tarde, nos queda poco tiempo para hobbies y familia. Todo ser humano necesita un poco de tiempo para satisfacer sus necesidades artísticas o de ocio, aparte de las de socializar con otros fuera del ámbito de trabajo.

Por tanto, defiendo y defenderé las “largas” pero merecidas vacaciones de los docentes y alumnos, porque las necesitamos y empezaré el segundo trimestre con una sonrisa enorme y con mucha ilusión!

Pronto es Navidad

Han pasado semanas desde que escribí la última entrada. Bueno, ya estamos en noviembre y, aparte del frío, también han empezado los preparativos para Navidad y esas numerosas manualidades navideñas (mis favoritas, por cierto).

¿Qué soléis hacer aparte de postales? ¿Hacéis algún manual en especial?

Este año me he puesto las pilas y he comenzado a buscar ideas, muchas ideas en Pinterest. Hay miles de tarjetas navideñas y no es igual trabajar con los niños de una clase o los de otra. Por eso, a mí me gusta mirar muchas ideas y adaptarlas a una creación propia que yo vea sea posible llevar a cabo en mi realidad escolar. No se trata de que la postal salga fantástica como si hubiera salido de la fábrica de Hallmark, pero tampoco que salga un churro. Con que los niños aprendan, se diviertan y además feliciten la Navidad de una manera bonita y cariñosa, me conformo. (El año pasado pequé de novata y recorté todos los motivos navideños de las postales de una clase entera de tercero de primaria. Esto lo hice porque la tutora de la clase, muy perfeccionista, me dijo que así quedarían mejor los calcetines rojos que iban a aparecer en la postal. No culpo a mi compañera, el error fue mío pero… Profes novatos del mundo entero… no caigáis en esa trampa!! Las postales son de vuestros alumnos y como tal, deben tener su toque personal y no el de la profesora de plástica. Vamos, creo yo.)

Aquí una posible idea para hacer postales de navidad preciosísimas. La idea es darle volumen al interior de la postal. Qué diseño escojéis, es otra historia. Hay miles de variedades y yo hoy mismo he estado haciendo con los niños de cuarto unos pinos de papel de seda de colores muy bonitos. Mañana a primera hora iré a buscarlos, a ver si están secos y os puedo mandar fotos.
Básicamente esta es la idea de postal de la que os hablaba. Para hacerla necesitáis una cartulina DinA4 del color de vuestra elección, una regla, pegamento, tijeras y alguna figura o motivo en cartulina que queráis pegar en el interior de la postal. Ah, y no olvidéis el papel de regalo para decorar la postal por el exterior. 

En otro momento os explicaré detalladamente cómo se hace esta postal.

Hasta pronto,

C.

¿Te atreves a pintar con acuarelas?

El otro día pintamos flores en quinto de Primaria. ¿Cómo lo hicimos? Pues con acuarelas. Para mí esto fue un gran reto ya que como profe novata el año pasado viví varios momentos caóticos a la hora de trabajar con acuarelas. El hecho de tener vasos de agua en la clase y que los niños tuviesen que salir al pasillo a lavar el agua y a rellenar sus vasos suponía un horror para mí. Cada vez que salía un niño hacían mucho ruido que podía molestar a las demás clases y a mí eso me ponía muy nerviosa. Bueno, y si hablamos de los charcos que ocasionaban algunos niños debajo del grifo… ¡¡Qué mareo!! Al final, el año pasado acabé haciendo trabajos con acuarelas únicamente con los alumnos del curso que mejor se portaba en mis clases de plástica. Bueno, ya sabemos que la clase de plástica muchos niños la asocian con la clase en la que pueden charlar sin parar o incluso cantar. Como entenderéis, eso a una profe novata y sin más experiencia que unas prácticas, pues no le ayuda nada.

Este año he vuelto al cole con las pilas puestas y con más seguridad en mí misma y me he atrevido a probar de trabajar las acuarelas con un grupo de niños bastante movidos. Sí… vasos… agua… ¡Pánico! ¿La verdad? Ha ido muy bien. A nadie se le cayó el vaso de agua, no hubo desastres de ningún tipo, se lo pasaron muy bien y yo creo que aprendieron bastante. Después de un año he aprendido a gestionar las entradas y salidas de la clase, las explicaciones antes de comenzar a repartir el agua y las pinturas… Creo que no es que los niños no supieran comportarse, sino que yo no sabía cómo gestionar el trabajo con esos materiales en concreto.

¿Os podéis creer que había alumnos que no sabían pintar con pincel? Sí.. A continuación os enseño algunos de los resultados. Hay de todo. A mí me gustan todos y cada uno de ellos porque reflejan la personalidad de cada uno de mis alumnos y, además, se han esforzado mucho. 

P51006-134627 P51006-134632  P51006-134648

La consigna era dibujar una flor que no “flotase” en medio de la composición, sino que fuese tan grande que no cupiese en el papel. Esto supuso un reto para muchos niños porque ellos no entendían cómo iban a hacer una flor tan grande sin salirse del papel. Pasaron unos minutos hasta que entendieron que un objeto puede ser más grande que el papel y, por lo tanto, no aparecer entero en el dibujo, pero al final la mayoría de ellos lo comprendieron. Como podéis ver en los resultados, no todos los niños lo acabaron de entender.

P51006-134638

Al final de la clase explicamos las diferencias entre varios dibujos y los niños que en un principio no entendieron la razón por la cual la flor “sobresalía” del papel, acabaron comprendiendo que sí tenía sentido.

Estoy muy contenta tanto con la experiencia como con los resultados y la verdad es que he aprendido a confiar en los alumnos y en mí misma. Además me he dado cuenta de que no debo cerrarme a posibles proyectos únicamente porque los niños sean movidos. Sí tengo que admitir que tuve que llamarles la atención bastantes veces porque hablaban mucho y algunos se levantaban de su sitio ininterrumpidamente, lo que podía ocasionar que cayese más de un vaso y se mojasen las mochilas, etc.

Por lo demás, creo que pronto volveremos a realizar alguna cosa con acuarelas.

P51006-134623

Hasta pronto,

C.